Escanyelis Noriega – En los barrotes de la injusticia

Alejandro Zerpa y la esperanza de libertad tras las torturas sufridas en el Sebin

Los golpes propinados en reclusión le produjeron una lesión en la cervical que amerita una intervención quirúrgica o podría quedar cuadripléjico. La esposa del preso político, Esdanyelis Noriega, denunció que los funcionarios de seguridad se niegan a recibir la orden de traslado para que sea atendido

Abel López | ablopez@ el-nacional.com | @Zakont

Video: Abraham Tovar | @abraham95o

El 17 de agosto de 2015 inició una persecución brutal por parte del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) hacia Héctor Alejandro Zerpa, cuando fueron a buscarlo al trabajo y llamaron a su casa solicitando datos personales. Le indicaron que debía presentarse en el Helicoide y así lo hizo, desde ese domingo comenzó su desgracia.

Zerpa pasó los 11 días siguientes en el piso y esposado a un tubo de internet en una oficina con aire acondicionado. Soportaba los golpes de sus captores al no “confesar” lo que ellos le exigían que dijera. “Le pegaron con las culatas de los fusiles y escopetas en el cuello, sentía mucho dolor en esa zona y la columna”, narró Esdanyelis Noriega, esposa del preso político.

Su familia no supo nada de él hasta el 26 de agosto de ese año. Unos ocho funcionarios de seguridad allanaron la residencia de Zerpa buscando armas y máscaras antigás, pero solo hallaron una gorra alusiva a Un Nuevo Tiempo. A pesar de que ya estaba detenido, ese día fue que emitieron la orden de aprehensión en su contra.

Fue presentado a los 11 días de estar preso y no le permitieron tener visitas hasta tres meses después. “Lo golpearon bastante. Llegó un momento en que le colocaron algo y perdió la noción del tiempo (…) A partir de ese momento no recuerda qué ocurrió”, denunció su esposa.

El abogado presume que le colocaron una sustancia llamada “suero de la verdad” (pentotal sódico), prohibido en el ámbito mundial.

Consecuencias de las torturas

En octubre de 2016 Alejandro Zerpa fue diagnosticado de una lesión severa en el área cervical, que le presiona la médula y el nervio, por lo que debe ser intervenido quirúrgicamente para colocarle una prótesis. “Su salud se puede ver comprometida hasta lo peor”, alertó la esposa del preso.

Esdanyelis Noriega teme que quede cuadripléjico. Destacó que Zerpa siente constantes dolores y mareos, se ha caído porque pierde la movilidad en sus piernas y pierde la sensibilidad en varias partes de su cuerpo.

“Los médicos saben, por los resultados de las resonancias, que esas lesiones no son viejas sino productos de las torturas sufridas en el Sebin”, resaltó en una entrevista exclusiva a El Nacional Web.

El 5 de diciembre la juez María Eugenia Lourdes emitió -con urgencia- una boleta de traslado a un centro médico. En enero de este año emanó otra orden con el mismo contenido de la primera, pero “el Sebin no acata la orden”.

“El gobierno no tiene alma, a una persona no se le hace esto. Nunca pensé que había tanta maldad en un ser humano”, Esdanyelis Noriega, esposa del preso político Alejandro Zerpa.

“No les da la gana de recibir la boleta. Cuando el abogado va con el documento le dicen que debe llevarlo certificado o apostillado. La indolencia no tiene nombre, a ellos no les importa si alguien se muere”.

“Preso de Diosdado Cabello”

Alejandro Zerpa fue acusado de supuesto financiamiento al terrorismo -con 2.000 dólares- para atentar en contra del diputado a la Asamblea Nacional Diosdado Cabello y su hija. En ese caso también es procesada Betty Grossi, con el mismo cargo, y otras dos personas (Dany Abreu y Andrea González) señaladas de incurrir en presunto terrorismo.

“El día que se presentó al Sebin todos estábamos confundidos. No sabíamos porque lo buscaban hasta la noche, que salió la cadena nacional con videos de José Pérez Venta diciendo que él, entre otros, financiaban las ´guarimbas´”.

“Alejandro es preso de Diosdado Cabello, porque la acusación se basa en él (…) ¿Qué credibilidad puede tener un asesino (Pérez Venta) en un proceso? Ese es el patriota cooperante que usaron para incriminarlos”, expresó Noriega.

Aseguró que la fiscalía logró comprobar que en sus cuentas bancarias no recibió más que su sueldo. Exhortó a los funcionarios a acatar la orden del tribunal.

Esperanza por la libertad

-¿Cómo les cambió la vida desde que Alejandro fue detenido?

-Nos cambió muchísimo porque todo gira, además de los problemas del país, en torno a sus necesidades. No hay alimentos para la casa, imagínate para llevarle a un preso. Las comidas del Sebin muchas veces están crudas o descompuestas y el almuerzo llega a las 6:00 pm.

Esdanyelis no puede evitar llorar al narrar la situación por la que han tenido que pasar. Junto con el hijo de Alejandro le dan fuerza y ánimo para continuar la lucha, pero reconoce que a veces es su esposo quien le da valor para seguir adelante.

-¿Qué es lo que más tristeza te da?

-Que yo nunca pensé que había tanta maldad en un ser humano. No sabía que había tanta miseria. A veces pienso que es como si fueran zombis, no piensan, no tienen corazón ni les duele nada. El gobierno no tiene alma. Eso es lo que me causa tanta tristeza.

Aunque Zerpa físicamente está mal, espiritual y mentalmente está muy fuerte, sostuvo su compañera. Acotó que él ama a Venezuela más que a nada y seguirá luchando por la libertad y tener un mejor país. También pidió a los ciudadanos no tener miedo, pues así no salgan a las calles podrían terminar presos solo por dar un retuit.

-¿Cuándo crees que saldrá en libertad?

-Mi esposo podría salir en libertad y así lo pensé desde el principio, cuando salga el gobierno. Me preparé para estar en esta lucha con él. Hasta que no cambie el gobierno no va a salir a menos que les de una pizca de humanidad y le otorguen una media humanitaria, de resto todos somos presos del gobierno.