Eledys Henríquez – En los barrotes de la injusticia

Ronny Navarro y la crianza de su hijo desde el Sebin

Eledys Henríquez denunció que el preso político ha sufrido torturas físicas y psicológicas; sin embargo, mantienen la esperanza de obtener la libertad para los detenidos y el país

Abel López | ablopez@ el-nacional.com | @Zakont

Video: Luis Daza | @Bienfresco

Para Ronny Navarro Rodríguez lo más difícil de su encarcelamiento es perderse la niñez de su hijo de dos años. Poco después de conocer que su esposa estaba embarazada fue arbitrariamente detenido y recluido en los calabozos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en el Helicoide. Ahí ha tenido que aprender a convivir -en una celda sin baño- con presos comunes que en muchas ocasiones lo alientan a continuar.

“No tener a su hijo cerca y no poderlo criar ha sido lo más difícil para él”, expresó Eledys Henríquez, familiar del preso político. A casi tres años de su reclusión apenas su caso pasó a juicio. La vida de su familia cambió bruscamente para convertirse en una odisea, al punto de que dejaron de celebrar la Navidad en su hogar para recibir al niño Jesús en el Helicoide.

“Es injusto ver como personeros del gobierno disfrutaron en diciembre de hallacas, pan de jamón, arbolito de navidad y lo publicaban en las redes sociales. Mientras tanto nosotros compartimos nuestra Navidad dentro del Sebin (…) El niño Jesús entró al Helicoide a llevarle el regalo a su hijo”, narró Henríquez con lágrimas en sus ojos.

Por su parte, los padres de Navarro son personas de la tercera edad y residen en Monagas. Viajan a la capital a visitarlo aproximadamente cada dos meses. Cada vez se les hace más difícil trasladarse por la situación económica.

Tratos crueles

En la madrugada del jueves 8 de mayo de 2014 fue la primera detención de Ronny Navarro, cuando funcionarios de seguridad del Estado levantaron el campamento de la plaza Alfredo Sadel en Las Mercedes. Unos 50 jóvenes protestaban pacíficamente contra el gobierno nacional. Dos días después le otorgaron una medida cautelar.

Posteriormente, el 28 de junio fue aprehendido cuando intentó viajar de Maiquetía hacia el Zulia vía aérea. El Sebin realizó la “injusta y arbitraria detención” alegando una supuesta fuga del país, cuando no tenía prohibición de salida al exterior, aseguró Henríquez. Agregó que atribuye el encarcelamiento a Miguel Rodríguez Torres, ministro de la Defensa de entonces.

En 2015 presentó un cuadro severo de depresión tras sufrir torturas físicas y psicológicas que no fueron atendidas, denunció su familiar. Sus padres acudieron a la Defensoría del Pueblo, donde Tarek William Saab garantizó una medida humanitaria a su favor -incluso en Twitter- que nunca se cumplió.

“Fue injusto ver como personeros del gobierno disfrutaron en diciembre de hallacas, pan de jamón, arbolito de navidad y lo publicaban en redes sociales. Mientras tanto nosotros compartimos dentro del Sebin (…) El niño Jesús entro al Helicoide a llevarle el regalo a su hijo de dos años”, EledysHenriquez, familiar de Ronny Navarro.

“Los torturan de muchas formas. Creo que la más dura es la psicológica, cuando les dicen: 'Tú nunca saldrás de aquí, no vas a ver a tus padres' (…) Hubo un comisario que le leyó pasajes del apocalipsis y le enseñó fotos de su familia. Lo quebraron anímicamente”.

Desconsuelo y esperanza

Eledys Henríquez siente que mucha gente se olvidó de los presos políticos venezolanos. No obstante, resaltó que otras personas se mantienen pendientes de la situación. Resaltó que aunque sea un tuit sirve para apoyarlos.

Recuerda con tristeza que en una oportunidad tuvo que jugar con un niño para distraerlo y sacarlo del Helicoide, pues lloraba sin consuelo ante la despedida de su mamá: “Tu sales con más dolor del que entras. Cuando cruzas el portón tu corazón se queda adentro, tu corazón se queda ahí…”.

Actualmente Navarro está “firme y esperanzado por el cambio que ocurre en el país”. Henríquez acotó que solo con la libertad de Venezuela los presos políticos serán libres.

“Nosotros luchamos por la libertad del país, eso no es un delio. Ronny es inocente (…) Tengo toda la fe en Dios de que vamos a salir de esto. Somos más los buenos que los malos y yo aún creo en Venezuela”.

Solidaridad

Las personas que tienen presos políticos se han convertido en una “especie de familia” entre ellos. Se apoyan unos en otros. Sin embargo, Henríquez comentó lo difícil que es dar aliento a los parientes que lloran por alguien que lleva poco tiempo detenido.

“Para mí es difícil decirles 'señor no se preocupe que su hijo va a salir', cuando mi familia va a tener tres años presos y su libertad no depende de un tribunal: sino cuando ellos lo decidan (…) Hay más de 23 presos políticos en el Helicoide con boleta de excarcelación que siguen detenidos”.

Henríquez envió un mensaje a quienes protestan: “No abandonemos la calle, porque no es la libertad de los presos políticos sino de nuestro país y nuestro futuro. Solo exigiendo lo vamos a conseguir, no tengamos miedo”.